Posts Tagged ‘SAT’

La cultura del impuesto en México

14 mayo 2013
igorshofNeurona corrupta

Hace un par de semanas nuestro Director tuvo una reunión con el dueño de una importante empresa aquí en Guadalajara, y entre varios temas que se trataron dijo que en México no existe la cultura de pagar impuestos, y que la mayoría de los empresarios y ciudadanos evitan pagarlos debido al despilfarro y a la corrupción de las autoridades.

En esta condición de “no pago impuestos” están todos, desde los poderosos empresarios hasta el más pobre de los jodidos. El primero evade mediante sofisticados esquemas fiscales, mientras que el segundo simplemente no está registrado ante Hacienda o no declara sus ingresos. Y entre esos dos existe un amplio abanico de evasores fiscales… y quien diga que no es cierto, está evadiendo.

Esto viene a colación por el escándalo de la deuda de casi tres mil millones de pesos (sí: 3,000’000,000 de pesos) que hacienda le condonó a Televisa. ¿Y quién es el villano aquí? ¿Televisa? ¿Las autoridades? ¿Los dos?

Los dos son los villanos, y son tan villanos como el resto de nosotros que no pagamos impuestos y evadimos a la primera oportunidad. Sí, es un asco dicha condonación de deuda, pero también somos un asco de sociedad que nos alarmamos de lo que hacen los ricos pero nunca volteamos a ver o autocriticar nuestra propia mierda, para empezar.

“Condónenme esta”, dicen que albureó el Director.

Hoy son evasores

La que también evade es de Igorshof

Burocracia, maldita burocracia

20 diciembre 2011

Neurona de papeleo

Este blog estuvo semiabandonado por dos motivos: uno, por exceso de trabajo la semana pasada; y dos, por la burocracia.

Sucede que nuestro Director tuvo que realizar cierto trámite ante el SAT (IRS, Hacienda, Impuestos), por lo que desde el pasado martes (sí, hace ocho días), comenzó con una dichosa cita ante el Sistema de Administración Tributaria (SAT).

Tan solo con realizar la cita el jefe se tardó casi 20 minutos. Después, el SAT te pide que descargues unos archivos, proceso que duró casi una hora. Además, para asistir a las oficinas, se pide una copia del acta de nacimiento (como si las otras pinchemil que les ha dado no les sirvieran), por lo que al siguiente día tuvo que ir al Registro Civil. Ahí el trámite fue, por decirlo, ágil: una hora. La cita, el viernes, estaba programada a las 13:30 horas. El Director se apersonó con el archivo digital y el acta solicitada. Agréguele los tiempos de traslado. Pues aún con cita y todo, había fila. 15 minutos después ingresó a las oficinas, pero, oh, problema: debía de llevar el documento impreso (cosa que no estaba establecida, al menos no de manera clara). Pues lo pasaron a la “Sala de Internet”, donde una amable pero poco eficiente mujer descargó… y luego que otra cita… y luego el chat… y luego las fotos… y luego otra vez el chat con los del SAT… y luego descargar el código bidimencional… y luego… Verdaderamente desesperante.

Hoy es martes y apenas pudo terminar el maldito trámite. Ocho días y muchas horas efectivas de vida.

“¡¡¡Maldita burocracia!!!: regrésenme mis más de 20 horas que perdí en una sola semana”, dicen que dijo el emputadísimo Director.

Hoy soy antiburócrata

La que también está emputada es de No Panties Allowed