Archive for the ‘Genial’ Category

Luces altas

26 septiembre 2015
ffffound
Neurona deslumbrante

Para empezar, recordemos que nuestro querido Director es un fanático de los autos (y de los aviones, y de los edificios, y de la cocina, y de las tetas…). Pues resulta que en un blog especializado se encontró con una pregunta curiosa e intrigante: “¿Cuáles han sido las más ridículas luces pop-ups que haya tenido un coche?”.

¿Saben que hizo el Director? Se puso a pensar cuántos de sus vecinos tienen coches con luces pop-ups (para quien no lo sepa, estas son las que brotan “de la nada” en un auto: es decir, están escondidas cuando no están encendidas y salen de la carrocería una vez activadas). ¿Y cuál fue la respuesta?: ni uno solo. ¿Y, en cuadras a la redonda?: tal vez alguno, pero nada seguro.

Lo curioso es que los autos que poseen pop-ups se ven raros o poco agraciados, una vez activadas las luces (como en el Ferrari F40). Son pocos los que se salvan.Además, ¿son necesarias? Al parecer no; no al menos en la mayoría de los autos. Pudiera decirse que sí se necesitan en coches cuya aerodinámica lo requiere, como un superdeportivo, pero no más. Entonces, ¿por qué se las ponen los fabricantes? Porque se ven bien. Y para muestra un botón… muchos, pues:

Lo malo es que cada vez menos compañías de autos utilizan pop-ups en sus coches.

Je, la secretaria trae las luces altas”, dicen que se rio el Director.

Hoy soy bipolar, mañana no

La que trae las luces altassalió de Nickel Cobalt

Olas

7 septiembre 2015

agua

Hormona húmeda

Algo de lo que más disfruta viendo nuestro Director (y no nos referimos a su extrema afición al porno y a sus secretarias) son las olas. En esta oficina descubrimos un genial video de olas vistas desde un drone (Vía Gizmodo).

droneolas

El Director no dijo nada, vio el video.

Hoy veo olas

Las nenas salieron de Femjoy

Como el Ave Fénix

7 octubre 2013
Simon Bolz, www.simonbolz.comNeurona viva

Hoy, después de varios meses, este blog renace de sus cenizas. Es cierto que el haber dejado el periodismo, junto con el nacimiento de la bebé del Director, influyeron para que se abandonara este espacio por tanto tiempo, pero hoy estamos de regreso. Y nadie estaba más ansioso por este retorno que el honorable cuerpo secretarial de esta esquina.

¿Y de qué nos perdimos? Pues de muchísimas cosas: cientos de noticias y escándalos en el país (nada nuevo), pero también situaciones personales de nuestro querido jefe y su lujosa y lujuriosa oficina: para empezar, el aniversario de la Dirección de Asuntos Bipolares (en julio) y el cumpleaños del Director (en agosto). Pero también anunciarles que el Director ya dio otro paso en su vida profesional: desde agosto pasado es maestro de periodismo.

Así que, reiniciamos.

“A trabajar, niñas, que las entradas de esta esquina están cayendo más rápido que la popularidad de un diputado”, dicen que dijo el enjundioso Director.

Hoy soy bipolar, mañana no

La que también renace salió de Simon Bolz

Mi teoría del nuevo periodismo

26 mayo 2013
alison-angel-reading-newspaper-nakedNeurona verdadera

Habla el Director:

Sé que muchos colegas y ex colegas se van a molestar, e incluso me van a tildar de pretencioso por lo que voy a plantear sobre cómo es el periodismo y cómo debería ser. ¿Y con qué autoridad? Soy periodista, pero además he sido un crítico lector de periódicos toda la vida, y que estoy cansado de ver publicadas notas que distan mucho de lo que el verdadero periodismo debería ser. Además, es la pura verdad:

Para empezar, y muy importante: no publicar por publicar. Me explico: existen notas que verdaderamente son una cochinada, una porquería, un asco, una vergüenza para el periodismo. Son notas que el reportero cubre sin contrastar, sin investigación. Estas notas deberían ir directo a la basura… o mejor aún: no debería desperdiciarse el tiempo y los recursos en estas situaciones. Como periodista me tocó ver la publicación de varios de estos vergonzosos bodrios. Y como lector sigo encontrándome con notas en distintos medios, ya sea prensa escrita, internet, radio o TV. “Bajar de peso y hacer ejercicio disminuye el riesgo de problemas cardiacos”, decía el título de una nota en internet. ¿Cuál es la noticia? Eso lo sabemos hasta el cansancio. Lo que intuyo es que el editor o el reportero publicaron un boletín de prensa de la Secretaría de Salud. Una anécdota: cuentan que en la Redacción de un (antes) prestigioso diario de Guadalajara no tenían una nota principal para el siguiente día (vamos, no había una “de ocho”, en el argot del medio). Entonces uno de los editores sacó del bote de la basura un fax de un boletín de prensa que había tirado por la tarde, lo desarrugó y dijo: “Señores, ya tengo la de ocho”.

Segundo, pero no menos importante: evitar publicar las ruedas de prensa. Es más: en las Redacciones de cada medio deberían de tener un cartel gigantesco en el que se lea: “Queda estrictamente prohibido publicar ruedas de prensa, so pena de castigo ejemplar debido al detrimento del periodismo”. Como reportero siempre me negué a cubrir este tipo de situaciones; como editor, siempre me negué a publicarlas (y pregúntenle a quien quiera que haya sido mi compañero en el periodismo).

Para los fotógrafos y sus editores: a ningún lector nos interesa la foto de una persona, de un monigote, de un “cachetón”, como decía un ex compañero, créanos. No nos interesa ver la cara de un subsecretario saludando a otro subsecretario en la inauguración de una obra. Mejor publiquen la foto de la obra. Tan sencillo como eso y evitan darle importancia a un político que, precisamente, eso es lo que busca: reflectores. He encontrado ediciones de periódicos en que la foto de portada es un político, y en interiores sale otra docena de veces. Incluso es muy común ver publicadas fotografías de ruedas de prensa. Terrible, y es un repelente infalible para los lectores. ¿Cuándo publicar “cachetones”? Cuando el político está inmiscuido en un escándalo; o captado infraganti en una situación incómoda, o cuando de verdad sea noticia su imagen. Para ver “cachetones” y, claro, cachetonas y escotes con gusto, está la sección de Sociales.

En cuanto a las entrevistas: en radio es muy común que los presentadores de programas de noticias tengan programadas al menos un par de entrevistas con algunos políticos o figuras que en ese momento son noticia por alguna situación (aunque en ocasiones, por llenar el espacio, se llama a quien esté disponible, y siempre termina siendo un comercial del político y lo más seguro es que el radioescucha se aburra y le cambie de estación). Lo grave del asunto es que siempre (se los aseguro: siempre) son entrevistas muy simplonas o a modo y que casi nunca incomodan al entrevistado, esto debido al miedo del periodista de perder el contacto o la fuente, o simplemente por quedar bien con los intereses del político o del medio donde se trabaja. A ver señores periodistas: si la nota del día es el escándalo comprobado de corrupción de un político, pregúntenle por qué es tan corrupto o dónde guarda los millones, o quién le facilita esa corrupción, o quién más está inmiscuido en dicho cochinero, o si el gobernador está enterado, o si el propio gobernador es el socio mayoritario de Corrupción Institucional SA de CV. Pero no; por desgracia las entrevistas son así: “Señor secretario: qué opina de las críticas que ha recibido recientemente”, “Pues mira, desgraciadamente existen factores y situaciones que no a todo mundo agrada y que debido a circunstancias que son ajenas a mi persona implican un desentendimiento de los involucrados principales pero que repercuten en las decisiones que uno como figura púbica está expuesto y obligado a tomar… bla, bla, bla”.

Incluir a la sociedad. En la mayoría de las notas publicadas pocas veces se da voz a la sociedad, incluso cuando la información en sí involucra o afecta a los civiles. Como ejemplo, el reportero acude a una rueda de prensa donde se anuncia la construcción de una obra vial; éste regresa a la Redacción y escribe la nota sin siquiera tomarse la molestia de consultar con los primeros afectados: los vecinos y los automovilistas. Y esto, por desgracia, es de lo más común entre los periodistas.

Y por último, ser periodista no es ser vocero de los políticos; ellos ya tienen a los suyos. En el argot del periodismo a esto se le llama “declaracionitis”. El trabajo del periodista es criticar, contrastar, investigar e informar a la sociedad, no solo a los políticos, ya que, desgraciadamente, a algunos periodistas (principalmente los directivos y alguno que otro reportero o editor) solo les importa quedar bien con las autoridades.

Tal vez estas consideraciones no sean nuevas, y que incluso no haya descubierto el hilo negro, pero parece que los periodistas de hoy no aceptan estas obviedades y solo se rigen por trabajar por trabajar, sin gusto por la investigación, por llenar la cuota de notas que sus ciegos jefes les piden.

¿Es verdad o me equivoco?

… dicen que dijo el Director.

Hoy hay nuevo periodismo

La que lee el periódico es Alison Angel

Dios y las oraciones en El Señor de las Moscas

21 mayo 2013
green_hills-700x525Neurona social

El Director acaba de ver la películaEl Señor de las Moscas y le pareció fascinante. A continuación una reseña y opinión sobre el filme, aunque solo ahondaremos en pocos aspectos para quien decida ver o leer la novela, y si no la ha visto, recomendamos hacerlo antes de continuar leyendo esta entrada.

Precaución; contiene spoilers.

La película está basada en la novela homónima del británico William Golding y fue filmada en 1990, en Jamaica. Cuenta la aventura de unos chicos de una escuela militarizada que naufragan en una isla desierta (su avión cae al mar)…

Los chicos comienzan a organizarse (o desorganizarse, según se vea) y cada uno va realizando un rol específico, mismo que representa una analogía a la sociedad. Por un lado uno de los adolescentes simboliza la democracia; otro más a la dictadura; otro a la moral y a la inteligencia; uno más a Jesús o a la religión, y que incluso anuncia su propia muerte. El caos, como en las sociedades modernas, con tiranos o defensores de la democracia (que ahora están más que revueltos), así como la inteligencia o los países o sociedades que se agrupan a los más fuertes, se hace presente en la isla cuando se crean dos bandos (recordemos que cuando se escribió el libro iniciaba la Guerra Fría, e incluso cuando se filmó la película todavía existían resquicios de los dos bloques de países que dividían al mundo).

Una de las partes más emblemáticas es, a nuestro parecer, la creación de la fogata para mandar señales de humo para que los rescataran. Para los chicos náufragos era vital mantenerla encendida, aunque con el paso del tiempo poco a poco van perdiendo el interés.

Pero, justo al final, cuando el grupo que comanda el tirano intenta eliminar al único miembro vivo del grupo más inteligente o equilibrado y lo hacen mediante la quema de la selva (para obligarlo a salir de su escondite), el humo es más grande y por tanto más visible para los rescatistas. En el clímax de la película (y de la obra), justo cuando casi logran eliminar al único chico que no se adhirió con los tiranos, en la playa apareció un militar a cuyos pies cayó indefenso el adolescente. Ante la imagen, el chico comienza a llorar, mientras que sus enemigos llegan, con asombro, a la playa armados con lanzas y con pinturas de guerra en sus caras.

El General, ante la imagen que ve, solo se limita a decir: “What the hell are you doing”. Es decir: “Qué demonios están haciendo”.

Ahí termina la película.

Para nuestro Director, el humo de las fogatas simbolizan las oraciones a Dios para que venga a rescatarnos, Dios que solo acude hasta que el caos es terrible (el humo provocado por la guerra entre los adolescentes), y lo hace en la figura del General, quien no estaba enterado de las penas y desgracias que los chicos estaban padeciendo.

El Director no dijo nada; encendió una fogata.

Hoy es El Señor de las Moscas

La que también naufragó salió de My Confined Space

Gobernador non grato

17 mayo 2013
sexygirlmovieNeurona rechazada

El escritor y opinólogo Alberto Martínez Vara (chilango convertido en tapatío; él mismo lo dice) publicó en una de sus columnas (del Grupo Reforma) una historia bastante divertida sobre el rechazo a un exgobernador:

——————

“Hace poco fui con un grupo de amigos a un restaurante en Guadalajara, de repente noté movimientos de guaruras y vi que de una camionetota se bajó un ex Gobernador y entró con otras dos personas.

Cuando llegó, el restaurante ya estaba lleno y había gente esperando afuera, pero el político habló con la recepcionista, el dueño del lugar salió a recibirlo y de inmediato trajeron una mesa que el capitán de meseros quiso meter en medio de las otras, que ya de por sí estaban muy pegadas.

Los meseros nos pidieron que nos recorriéramos un poco, para meter la mesa entre todos. Y pasó el milagro. Uno de mis amigos, en voz bastante alta, para que lo oyeran todos, dijo: “Yo no me muevo para que entre un corrupto aquí. Y si para atenderlo, se saltan a los que ya estaban esperando, denme mi cuenta, no se me antoja comer en un lugar así”.

El estupor de todos fue interrumpido por la voz de una señora de otra mesa que dijo, también en voz bastante alta: “A mí también denme mi cuenta, no sé por qué aquí aceptan a gente así”.

De repente todos los comensales empezaron a pedir sus cuentas y a gritarle ¡fuera, fuera! al corrupto político. El tipo se puso rojo, no sé si de vergüenza o de coraje -no creo que de vergüenza, porque eso tipos no la tienen-, pero dio media vuelta y se retiró con todo y acompañantes. A su salida, todo mundo aplaudió.

Y yo me sentí muy, pero muy bien.

——————-

Aquí el resto de la historia, aunque el problema es que no dijo quién era ese exgobernador.

“Pues queremos saber quién fue dicho exgobernador rechazado y cuál el restaurante, para no ir”, dicen que dijo el curioso Director mientras hacía reservaciones para ir con sus secretarias al restaurante que ilustra esta entrada. Por cierto: esta entrada va derechito a nuestra sección Qué Risa Cuando les Pasa.

Hoy soy bipolar, mañana no

Las nena salieron de Sexy Girl Movie

En un mundo controlado por el Director… 56

16 mayo 2013
starbucks ass yayHormona cafetera

…así serían los Starbucks.

En un mundo controlado por el Director… 55

“Se me antoja ese cafecito bien caliente”, dicen que dijo el Director.

Hoy soy bipolar, mañana no

Las nalgas cafeteras salieron de Yay Hooray