Un día sin cerebro

¿Neuronas?

Aquí en México, un alcalde de la zona metropolitana de Guadalajara (Miguel Castro, de Tlaquepaque) propondrá al Congreso que se instaure el programa Un día sin auto en la ciudad. El imbécil hace acotación de que se respetarán las calcomanías Cero y Doble-cero (que dan el privilegio de circular diario a los vehículos con baja emisión de contaminantes). Este programa ya se instauró en la capital de país con resultados inciertos.

Algunas consideraciones:

Para instalar un programa de este tipo en una ciudad se debe de contar con un buen sistema de transporte público, cosa que Guadalajara carece: apenas tenemos dos líneas de Tren Ligero y una estorbosa de Macrobús (BRT).

Debido a que en esta ciudad no existe prepago ni el sistema multimodal, cada vez que se aborda una unidad de transporte público es un desembolso, o sea, no se puede transbordar sin pagar, a diferencia de otras ciudades donde pagas bonos.

Al exentar a los Cero y Doble-cero se privilegia a los pudientes, ya que los más jodidos (que son la mayoría) no tienen para un auto nuevo por lo que se verán seriamente afectados en su economía (pagar por un malísimo transporte público).

Eso traerá como consecuencia que las familias que ahora tienen una o dos carcachas, tendrán tres o cuatro carcachas en su cochera (es un decir), y estas contaminarán más debido a que se comprarán de las más baratas (y en consecuencia, con más problemas mecánicos).

“Encima, este descerebrado alcalde se da sus baños de pueblo cada lunes en que se va a trabajar en transporte público y asegura que hace de diez a quince minutos menos que en automóvil. ¡¡¡Mentira!!! Tengo un amigo que realiza más o menos el mismo trayecto que este tarado y sus tiempos de traslado en transporte público se incrementaron en más de media hora”, dicen que despotricó el Director.

Hoy soy lógico

La secretaria que sigue esperando el camión por culpa del imbécil de Miguel Castro es de Ruero; y para la duda de LaMalquerida de si me había pasado algo, fueron unos asuntos personales, gracias preguntar.

Etiquetas: , , ,

Una respuesta to “Un día sin cerebro”

  1. la MaLquEridA Says:

    Como aquí que los lunes los funcionarios llegan en bicicleta. Ya quisiera verlos recorrer una distancia de la salida a Toluca hasta Naucalpan por si no lo saben son chorrocientos mil kilómetros, aí me dicen quien se anima a pedalear semejante distancia. Son puras mam… adas por decirlo decentemente.

    O tomar el transporte público que el menor peligro al que uno se expone es que le den un balazo entre ceja oreja y media madre.

    Bola de políticos palurdos que no sirven para maldita la cosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: