La estúpida paranoia

Sin neuronas motoras

La estúpida paranoia… o paranoia por una estpupida. Imagine la escena: un automóvil negro está abandonado sobre una avenida de Monterrey. El coche está ligeramente atravesado sobre la lateral de dicha vía. La gente, ahí presente, asegura que un grupo de hombres que viajaban en un taxi acababan de secuestrar a un individuo, el mismo que viajaba en el auto negro. De inmediato llegan decenas de agentes y policías para investigar el supuesto secuestro.

El escándalo fue mayúsculo, por lo que llamó la atención de los vecinos y trabajadores de la zona. Precisamente una mujer que se encontraba en un edificio salió a ver qué pasaba, o sea, a chismear. Cuál va siendo su sorpresa al ver que el automóvil que estaban investigando los oficiales era el suyo. ¿La explicación? La muy tarada llegó al edificio y al estacionarse olvidó poner el freno de mano, además de dejar en primera velocidad el auto negro, por lo que este comenzó a deslizarse hasta la lateral de la avenida.

“No sé qué me preocupa más, que haya sido un plagio o que esta mujer ande en las calles manejando un auto”, dicen que dijo Fibonaci en uno de los comentarios dejados en la nota. El Director no dijo nada, nomás se orinó de la risa.

Hoy soy bipolar, mañana no

La que sí se supo estacionar es de Ferrari 48

Etiquetas: , ,

2 comentarios to “La estúpida paranoia”

  1. jolie Says:

    :S

  2. la MaLquEridA Says:

    Y luego porque las mujeres se quejan de que les dicen que no saben manejar ni mover un auto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: